Hoy, Charles vive casi como los demás niños